El flujo de trabajo es el conjunto de fases que hay para hacer un producto gráfico.

Fases del flujo de trabajo

Las artes gráficas las forman los sistemas de impresión. Los más comunes son el Offset, la flexografía, la serigrafía, el huecograbado y la impresión digital. Todos los sistemas de impresión pueden dividirse en cuatro fases:

DISEÑO – PREIMPRESIÓN – IMPRESIÓN – POSTIMPRESIÓN

La preimpresión va ligada al proceso del que hablemos. Pasaremos del PROYECTO GRÁFICO al PRODUCTO GRÁFICO. Es decir, no es lo mismo generar un archivo para Offset que para serigrafía, y mucho más si vamos a imprimir en digital. Aun así, todos los productos gráficos podrían meterse dentro del siguiente esquema de producción:

Esquema extraído del libro «Sobreimpresión» de Laia Blasco Soplón.

Fase de diseño gráfico

El diseñador o diseñadora son profesionales que desarrollan la idea y deben tener claros los procesos de impresión. Generan el documento digital que más tarde será revisado, compuesto generalmente por textos e imágenes. Los textos pueden ser trabajados a su vez por copys, o recientemente por IA y las fotos por fotógrafos, IA, o compradas en bancos de imágenes. Así se generan las páginas de los productos gráficos, como tarjetas de visita, carteles, catálogos, revistas, etc.

El diseño gráfico no está dentro como tal de las artes gráficas. Es un proceso previo íntimamente ligado a ellas, ya que sin diseño no podría haber artes gráficas (no podemos imprimir algo que no se haya diseñado), y sin artes gráficas el diseño gráfico se limitaría al digital en pantalla.

Fase de preimpresión

El profesional de preimpresión es la persona encargada de preparar los documentos originales de un diseño gráfico para su posterior impresión. Primero revisa técnicamente el documento, luego lo corrige y al final lo impone. Por último genera las formas impresoras para que entre en máquina en la fase de impresión.

– Revisión: Imágenes a correcta resolución, tamaño y modo de color, faltas de ortografía, erratas, sangrado, formato, etc.
– Corrección: Arreglar las partes del producto gráfico que puedan dar error en la impresión, como por ejemplo convertir a CMYK imágenes en RGB, o comprobar que el documento tenga un correcto sangrado.
Generación del PDF: El documento individual es pasado a PDF para pasar posteriormente a imposición. En este paso se pueden cambiar errores que se hayan pasado como la resolución de las imágenes, o errores en la cuatricromía y tintas planas.

Todo este proceso anterior se denomina Preflight que es como los pilotos llaman a la revisión del avión antes de despegar. Si todo está ok, pasaremos a imponer:

– Imposición: Cuando el producto gráfico está correcto y revisado pasa a ser impuesto. La imposición es el proceso por el que se dispone un documento en los pliegos de impresión para optimizar el papel y que quede de manera correlativa en el caso de productos paginados.

Ejemplo de un pliego de impresión de un cuadernillo de 16 páginas (las que faltan estarían por la otra cara).

Cuando se termina el PDF final del pliego de impresión, el preimpresor genera la FORMA IMPRESORA. En el caso del offset, es la plancha. En serigrafía la pantalla. En huecograbado el cilindro y en flexografía el fotopolímero. Los sistemas de impresión digital como el DTF no tienen forma impresora.

Fase de impresión

La persona o equipo que se encarga de la impresión recibe la forma impresora o el archivo digital para sacar el producto impreso. Es la encargada de controlar los equipos o maquinaria que interviene en cada proceso. Desde su limpieza, puesta a punto, control de las tintas, además de algo muy importante en artes gráficas: el tiempo. Aquí influyen pasos como el arranque de máquina, que es cuando se calibra todo para que los primeros pliegos empiecen a salir con el color correcto. Los tiempos de secado, e incluso el inventariado del material, hacen del proceso de impresión algo muy complejo que suele ser desempeñado por profesionales con gran experiencia y un aprendizaje generalmente «de oficio».

Además de controlar el proceso y la maquinaria, se encarga del control de calidad y de verificar que el producto gráfico quede perfecto.

Fase de postimpresión

Este proceso también se denomina manipulado. Refilar el papel (es decir, cortarlo en la guillotina), plegar, coser, taladrar, envolver o retractilar son algunos de los procesos de manipulado que realizan algunas máquinas como la plegadora, o bien profesionales especializados en estos procesos.

Encuadernación grapada.

El proceso de encuadernación es uno de las más complejos en postimpresión, y va desde un simple grapado o anillado, a encuadernación rústica cosida o fresada, en tapa dura o artísticas como la encuadernación japonesa o el cosido copto.

Encuadernación en tapa dura con cosido Copto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *