BREVE HISTORIA DE LAS ARTES GRÁFICAS 1 de 24 min read

La evolución de los medios impresos va ligada a la propia historia y es, por motivos evidentes, crucial en la evolución de esta.
Su desarrollo ha supuesto una mayor divulgación y posible acceso a contenidos y conocimientos.

HACE 40.000 AÑOS
Las pinturas rupestres son consideradas como los orígenes de la comunicación visual. Su evolución hacia la pintura y el dibujo a lo largo de los siglos, convierten estos métodos en la única manera de representar la realidad e inmortalizar imágenes.
4.000 a.C. Nace la escritura con la cuneiforme (forma de cuña) de los sumerios.
3.000 a.C. Primeros jeroglíficos egipcios. En las islas Fidji se empiezan a estarcir sobre tejidos usando hojas de platanero. Es el antecedente de la serigrafía.
1.500 a.C. Primeras grafías chinas.

Escritura cuneiforme

XILOGRAFÍA CHINA S.VI
Xilon del griego madera. Es un método de grabado que consiste en la impresión con bloques de madera, a los que se les tallan en relieve las imágenes o los textos que se quieren reproducir. Después se entintan y se estampan por presión sobre el papel.

Artista japonés estampando con grabados en madera

EL PRIMER LIBRO IMPRESO DATA DEL AÑO 868 EN CHINA: «EL SUTRA DEL DIAMANTE»

SIGLO XI
En extremo oriente se empiezan a usar los tipos individuales de arcilla, que pasarían en el S. XIII a ser de metal.

EDAD MEDIA
La escritura progresó a lo largo de los siglos y derivó en los alfabetos, pero la población era prácticamente analfabeta y los textos se reproducían a mano en costosos manuscritos. Los religiosos (monjes amanuenses) eran los encargados de transcribir el conocimiento escrito sólo accesible por la nobleza y el clero.
Hasta el año 1400 la información y comunicación era personal o para grupos pequeños de personas, y no era posible su difusión a gran escala.

Etimología (griego):
XILON: MADERA
LITO: PIEDRA
TIPO: CARÁCTER
SERI: SEDA
CALCO: METAL

S. XIII Y XIV
Después de que el grabado europeo progresara, gracias a las técnicas de fabricación de papel de oriente, la manera de reproducir imágenes ya era más extendida. Dentro de los tipos de grabado, el más usado era el grabado con planchas de meta o calcografía.
La calcografía consiste básicamente en rayar el metal para causar un surco, y que la tinta se aloje en él hasta recibir presión, y transferirse al soporte, generalmente papel. Pero si las imágenes estaban «solucionadas», el texto no.

Galerada con siete líneas de tipos móviles

AÑO 1.448: GUTENBERG
En 1448 el alemán Johannes Gutenberg inventa el sistema de imprenta por tipografía metálica. Consiste en tipos móviles de plomo que se juntan para formas palabras, frases y textos en un componedor, galerín o galerada (especie de caja que albergaba las líneas de texto). Cada letra está grabada en alto relieve, por lo que la tinta se deposita superficialmente y de ahí es transferida por presión al soporte. Por tanto, ya con las imágenes en calcografía y los textos en tipografía, fue posible la creación del libro. El primero de la historia de Europa fue el «Misal de Costanza» y posteriormente «La Biblia».

LA IMPRENTA DE TIPOS MÓVILES DE GUTENBERG HIZO POSIBLE LA PUBLICACIÓN Y DIFUSIÓN DE LIBROS, EN OTRAS PALABRAS: ACERCARON AL PUEBLO LLANO EL CONOCIMIENTO.

1796 LA LITOGRAFÍA
Otro alemán, Aloys Senefelder, tras experimentar con maneras de abaratar la forma de imprimir sus documentos de teatro, inventa la litografía. Basándose en la incompatibilidad entre el agua y grasa, dibujaba sobre una piedra muy lisa con un lápiz graso; a continuación humedecía la superficie provocando que las zonas porosas se empaparan y las grasas permanecieran secas. La tinta, al pasar sobre la piedra se adhería a las zonas grasas, entraba en contacto con el papel y se imprimía el dibujo.

Este sistema se modernizó incorporando planchas de metal flexibles y más ligeras en vez de las pesadas piedras.

Proceso de litografía actualmente

1796 LA LITOGRAFÍA
Otro alemán, Aloys Senefelder, tras experimentar con maneras de abaratar la forma de imprimir sus documentos de teatro, inventa la litografía. Basándose en la incompatibilidad entre el agua y grasa, dibujaba sobre una piedra muy lisa con un lápiz graso; a continuación humedecía la superficie provocando que las zonas porosas se empaparan y las grasas permanecieran secas. La tinta, al pasar sobre la piedra se adhería a las zonas grasas, entraba en contacto con el papel y se imprimía el dibujo.

Este sistema se modernizó incorporando planchas de metal flexibles y más ligeras en vez de las pesadas piedras.

Algunos textos han sido extraídos del libro «Sobreimpresión» de Laia Blasco Soplón.

Este sitio web utiliza cookies para tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás aceptándolas y también nuestra política de cookies. Más info aquí.

ACEPTAR

Aviso de cookies